Aspirante

mason4

Ir a Fomato de solicitud

Querido Hermano que estas en las tinieblas:
Esta carta va dirigida a ti porque estas interesado en la Augusta Orden Francmasónica. Es necesario que sepas cuales son los principios y fines de esta Antigua Orden que sobrevive a pesar de los vaivenes políticos, económicos, religiosos y sociales de nuestro mundo civilizado.
Te preguntarás acaso, porqué sobrevive y en qué se sostiene? Qué fuerza misteriosa protege de la maledicencia que la ataca sin razón? Es misteriosa, ocultista o espiritualista? A que se dedica y qué hace? Todas estas incógnitas pueden quedarse despejadas si lees esta misiva cuanto fin consiste en aclarar el concepto que pudieras tener de la Francmasonería.
La Francmasonería es una escuela de superación espiritual e intelectual de honor y de virtud. Su meta: el conocimiento de la verdad, el desarrollo de la solidaridad humana mediante la formación de una conciencia universal de fraternidad ente los habitantes de la tierra. La Francmasonería condena la persecución política y religiosa. La violencia en todas sus formas, la explotación del hombre por el hombre, la maledicencia e impiedad. Exige de sus miembros la práctica de virtudes morales y sociales que enaltezcan su espíritu buscando siempre paz y sosiego para la mente y el cuerpo. La tranquilidad espiritual se consigue a través de la realización de buenas obras y acciones.
Para ingresar a la orden se requieren condiciones morales, físicas e intelectuales.
Son condiciones morales: la creencia de la inmortalidad del alma; en la existencia de un Ser Supremo, al que genéricamente denominamos Gran Arquitecto del Universo. No se exige la abjuración de principios religiosos, políticos o filosóficos. Pero sí absoluta moralidad y práctica de bondad, solidaridad y justicia, así como el reconocimiento de la LIBERTAD, IGUALDAD y FRATERNIDAD, nobles principios universales que han permitido a los pueblos conscientes de su deber de luchar por sus ideales, forjando una patria libre, soberana y justiciera. Por principio, un Francmasón es libre y soberano; no acepta la coacción de dogmas ni tiranías. Muy diferente a la disciplina Institucional, ajustada a normas, que modela el carácter y amplía la cultura filosófica y humanística con el objeto de realizar obra trascendente en la vida diaria.
La libertad es uno de los más nobles principios que nos han legado nuestros mayores y, por eso debemos luchar siempre para que éste Derecho inalienable e innato en cada persona, se mantenga incólume.
Un Francmasón no acepta tiranías, un Francmasón no permite que sus Derechos sean pisoteados, combate y muere en defensa de la verdad que es su divisa.
En la Orden Francmasónica nadie hace alarde de poder económico, tampoco hay discriminación racial ni religiosa. Todo esto es fruto de una disciplina bien entendida y del buen ejemplo que se transmite a través de las generaciones y, que perdurará por siempre, mientras existan Francmasones sobre la faz de la tierra.
Como condición física: Se requiere ser varón, de edad madura, mayor de 21 años, consciente de sus actos, sano juicio y severa moral, el candidato debe poseer cuerpo y mente sanos, no se aceptan mutilados hasta el grado que les impida el cumplimiento de sus deberes Francmasónicos.
Siendo la Francmasonería una Institución de superación intelectual, requiere de sus miembros: inclinación y cariño por las Artes Liberales, sin pretender llegar a ser perfectos humanistas, pero sí tratando de comprender los principios filosóficos que encierra nuestra Orden mediante el estudio de sus Leyes, Símbolos y Alegorías.
Todo ello demanda cierta capacidad intelectual y sano Juicio. La Francmasonería tiene juramentos que no pueden quebrantarse y, secretos que no pueden penetrarse sino por grados, confiándose al que más lo merece y menos lo solicita, luego de muchas pruebas de fidelidad.
La Francmasonería no es alguna secta religiosa, pero sí reconoce la existencia de un ser supremo y la inmortalidad del alma, Jamás abrió sus puertas para admitir un ateo. Por tanto. Por tanto, no está en pugna con la religión. El antagonismo de la iglesia católica debido al clero, ha quedado a la fecha, notablemente superado.
Para comprender a plenitud lo que es la Francmasonería, es preciso vivirla, porque no sólo basta con conocer inteligentemente los principios filosóficos que la encumbran, sino que es necesario ponerlos en práctica dentro de la Orden Francmasónica y fuera de ella.
Después de esta presentación panorámica de nuestra Augusta Orden, te invitamos a pertenecer a ella, pero es necesario que conozcas que la Logia Francmasónica se reserva el derecho de admisión; y antes de aprobar tu ingreso, una comisión secreta investiga los antecedentes de tu vida pública y privada.
Si acaso tu solicitud no fuera aceptada no te sientas ofendido; algún requisito te puede faltar. Más si fueras aceptado y llamas a la puerta, nuestro Templo será abierto para ti como un libro.
Pedid y se os dará: Fraternidad, comprensión, ayuda, cordialidad, bondad y amistad. Buscad y encontraréis: Tolerancia, equidad, Justicia, amor y luego la suprema verdad, la misma que deberás esparcir a todos los hombres de buena voluntad para el bien de la humanidad.
Solamente así conseguiremos que se cumpla en toda su dimensión aquel sabio pensamiento de Jesús; el Cristo “AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS” a fin de conseguir la paz y tranquilidad que tanto anhelamos para poder convertir algún día a nuestro mundo en un paraíso terrenal.